Xabier Benito solicita a la Comisión Europea que retire la inversión pública de un proyecto gasístico que no será rentable

  • Un informe cuyas conclusiones no quisieron hacerse públicas señala que el proyecto gasístico del Midcat que unirá el sur de España con el norte de Francia apenas proporcionará beneficios, además de no suponer ninguna mejora en el suministro
  • El eurodiputado Xabier Benito ha puesto en cuestión, por medio de una tercera pregunta parlamentaria, el apoyo económico que recibirá la obra al estar incluida entre los Proyectos de Interés Común

El proyecto del Midcat avalado por la Comisión Europea no solo no es rentable, sino que además, no mejorará el suministro de gas de España y Francia. Asimismo, su construcción no repercutirá en una bajada de precios para el consumidor final. Estas son las conclusiones que se desprenden del informe encargado por la Comisión Europea a una consultora externa, la ingeniería finlandesa Pöyry, y cuyos resultados no quisieron ser desvelados por el organismo europeo.

El proyecto gasístico del Midcat (STEP hace referencia a un tramo del mismo) pretende conectar el sur de España con el norte de Francia con el fin de mejorar la estabilidad en el abastecimiento de ambos países, un objetivo que el dossier pone claramente en duda. Sin embargo este ha sido el principal argumento para ser incluido entre los Proyectos de Interés Común (PCI por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea, lo que significa que cuenta con financiación pública.

Una vez conocidas las conclusiones del estudio, el eurodiputado de Podemos, Xabier Benito, junto a Michèle Rivasi, europarlamentaria francesa del grupo de los Verdes, ha interpelado a la Comisión Europea por medio de una tercera pregunta parlamentaria —ya lo hizo en anteriores ocasiones— a que considere su retirada de la inversión pública. “A la luz de esta información emplazamos a la Comisión Europea a retirar el estatuto de Proyecto de Interés Común al MIDCAT. Ha quedado más claro que nunca que el interés no es ‘común’. Creemos también que esto abre un precedente que nos hace cuestionarnos los supuestos beneficios de toda la estrategia de infraestructuras de gas que la Comisión Europea está apoyando con dinero público: 1.200 millones de euros del presupuesto europeo en 4 años”, denuncia Benito.

“El estudio demuestra claramente que el proyecto no tendrá ningún impacto en el suministro. Se han realizado varios test de estrés, incluyendo un corte en el abastecimiento desde otros países (como puede ser una prolongación de los meses de invierno), picos de demanda y condiciones meteorológicas históricas y la inclusión del nuevo gaseoducto no ha variado el impacto de tales condicionantes”, señala el informe. Al respecto, Benito recuerda que “Europa tiene una capacidad de importar gas del doble de su consumo”.

 

Ni rentabilidad ni abaratamiento

El informe indica claramente que los costes del proyecto no están justificados ya que su construcción apenas aportará beneficios. “En cuanto al escenario de la Revolución Verde —razones esgrimidas por la Comisión Europea para determinar la lista PCI—, el proyecto no es rentable ya que el ratio de los beneficios por coste apenas suponen el 0,33”. El dossier revela, además, que no hay ninguna garantía de que el proyecto del MIDCAT suponga una abaratamiento en la tarifa del consumidor final. “No está claro que un aumento de la capacidad conlleve una rebaja en el precio”. Incluso el estudio teme que tenga consecuencias adversas para el país vecino. “La tarifa del gas podría subir ligeramente en Francia a consecuencia del proyecto”.

“Estamos ante un informe muy revelador: ya sabíamos que los efectos medioambientales y climáticos del MIDCAT eran desastrosos pero sus promotores y Cañete se aferraban a los supuestos beneficios económicos y en la seguridad del suministro de gas. Estos han quedado en entredicho ahora. El proyecto no tendrá ningún efecto positivo en los precios del gas, más bien al contrario, no es rentable económicamente ni aumenta la seguridad del suministro”, insiste el eruodiputado de Podemos, miembro de la Comisión de Industria y Energía, así como la de Presupuestos.

Benito critica además las negativas de la CE para revelar las conclusiones del informe. “Es muy grave que la Comisión Europea haya intentado ocultar una información de alto interés público y general por la presión de la industria del gas. Verdaderamente Cañete no sabe que es comisario para el interés de la ciudadanía en vez de para el interés de sus amigos de la industria de combustibles fósiles”.