Podemos alerta de la impunidad de los crímenes de las empresas transnacionales europeas en terceros países y reclama a la Comisión Europea que dé protección a las defensoras/es de derechos humanos

Podemos ha celebrado hoy en la Eurocámara el evento Empresas energéticas y vulneración de los derechos humanos, en el que han participado la líder guatemalteca y candidata al premio Sajarov, Lolita Chávez, y el coordinador del Movimiento de Afectados por las Presas de Brasil, Robson Formica

El eurodiputado Xabier Benito ha denunciado el caso de represión contra la población indígena en Baixo Iguazú (Brasil), donde la compañía lberdrola está construyendo una presa con un elevado impacto sobre las comunidades locales y el medioambiente.

Podemos ha alertado hoy de la impunidad de los crímenes de las empresas transnacionales europeas en terceros países y ha reclamado a la Comisión Europea que establezca mecanismos de protección para los defensores de derechos humanos en esas zonas.

“En muchos países se están produciendo protestas contra proyectos de empresas transnacionales que afectan al derecho a la tierra, el medioambiente, los derechos laborales y otros derechos humanos básicos, y muchas de estas personas de las comunidades locales acaban siendo amenazadas y asesinadas”, ha señalado el eurodiputado Xabier Benito, quien junto a Lola Sánchez Caldentey han organizado hoy en la Eurocámara el evento Empresas energéticas y vulneración de los derechos humanos.

En el acto han participado la líder guatemalteca y candidata al premio Sajarov, Lolita Chávez, y el coordinador del Movimiento de Afectados por las Presas de Brasil, Robson Formica, quienes han expuesto casos de situación de amenazas y criminalización de protestas en sus respectivos países, en ambos casos, en relación a proyectos de presas. En el mismo acto, Jesús González de la ONG vasca Mugarik Gabe ha presentado el nuevo informe: Transnacionales, oligarquía y criminalización de la protesta social: el caso de Guatemala.

Benito, de hecho, ha denunciado el caso de represión de la población indígena en Baixo Iguazú (Brasil), donde la filial de la compañía lberdrola, NeoEnergía, está construyendo una presa con un elevado impacto sobre las comunidades locales y el medioambiente. “800 familias han sido expulsadas de sus tierras sin que la empresa haya garantizado aún indemnizaciones justas y un reasentamiento colectivo de las poblaciones. La empresa se ha limitado en llevar excavadoras sin procesos de información siquiera”.

Por su parte, Lola Sánchez Caldentey ha lamentado que “se ve cada día cómo hemos dejado que las transnacionales campen a sus anchas y hayan hecho un secuestro corporativo de los Estados. La primera función de éstos”, ha añadido, “es proteger a sus ciudadanos, sin embargo, las transnacionales cambian leyes a su antojo y denuncian a los gobiernos en tribunales internacionales que ellas mismas inventan para su beneficio y para defensa del beneficio económico privado por encima de los derechos humanos básicos de las personas”.

Ante esto, recordó la importancia del acuerdo internacional impulsado en el seno de Naciones Unidas sobre esta materia ­—derechos humanos y acción de las transnacionales— y que se está negociando desde 2014.

“El próximo fin de semana se abrirá la tercera ronda de negociación en Ginebra con el objetivo de seguir dotando de contenido a un tratado que está encaminado a ser el marco mundial legal al que puedan recurrir todas aquellas comunidades o personas que ven vulnerado sus derechos básicos por el proyecto de una compañía transnacional”, ha explicado Sánchez Caldentey, quien participará, precisamente, en esa tercera ronda de negociaciones, como ya lo hizo el año pasado.

 

Chávez: “Una dignificación para todos los pueblos originarios”

Por su parte, Lolita Chávez ha asegurado que su nominación como finalista a los premios Sajarov del Parlamento Europeo “está suponiendo ya una dignificación para todos los pueblos originarios y hace justicia a nuestra lucha y reivindicaciones”.