Líneas de trabajo (Europa)

Desde noviembre de 2015 (año y 6 meses después de las elecciones europeas) soy diputado en el Parlamento Europeo. Gracias a la ola de ilusión que la candidatura de Podemos a las elecciones europeos generó, me convertí en el diputado español más joven de la cámara, con el mandato y objetivo de cambiar Europa. Todo ello contribuyendo a devolver la dignidad a la representación política, renunciando a los privilegios de la casta (como el uso de coches oficiales sin justificación), a sus sueldazos astronómicos (más de 6000 euros mensuales netos al mes frente a nuestros 3 SMIs como máximo) y renunciando a reunirme con ningún lobby con interés económico y privado. Objetivos y renuncias que cumplo con gran orgullo.

Estas son mis líneas de trabajo:

Clima y Energía

El cambio climático asociado al aumento de temperatura del planeta constituye uno de los grandes desafíos de la humanidad. Mantener el modelo energético actual, contaminante y genocida, basado en los combustibles fósiles y en el acaparamiento de recursos, nos aboca al incumplimiento de los Acuerdos de París y, por tanto, a la incertidumbre de un futuro impredecible a merced de sequías, subida del nivel del mar, inundaciones o pérdida de biodiversidad. Gran parte de nuestro esfuerzo va dirigido a la construcción de alternativas ecofeministas y a la apuesta por una necesaria transición energética que garantice un empleo digno, que sea 100% renovable, distribuida y democrática. Una transición que requiere un cambio de paradigma en clave de justicia climática.

Cumbres mundiales por el clima COP 21, 22, 23 y 24

Las cumbres mundiales por el clima son eventos de gran importancia en donde los países del mundo, agrupados en “partes”, negocian las medidas que van a tomar para luchar contra el calentamiento global.

Su importancia ha sido mayor desde la Cop 21 de París, donde se firma el ya famoso “Acuerdo de París”. Este acuerdo plantea un objetivo necesario de no permitir que la temperatura global aumente más de 1,5ºC; sin embargo, las medidas y compromisos que implementa son insuficientes y no vinculantes.

Es por ello que en las sucesivas cumbres (Marrakech, Bonn y Katowice) asistí como diputado del Parlamento Europeo para seguir las negociaciones y aportar nuestra presión para que las medidas en negociación fueran lo más ambiciosas posibles.

En estas cumbres mantuve reuniones con las delegaciones de España y de la UE así como de organizaciones sociales y sindicales como Greenpeace, Fundación Rosa Luxemburgo o Climate Action Network. También con partidos políticos de izquierda como Razem en Polonia. Por último, también participamos en eventos y debates de las contracumbres organizadas por los movimientos ecologistas y altermundialistas así como en las exitosas ocupaciones de Ende Gelande, donde miles de personas en un acto de desobediencia civil sin precedentes ocupabamos minas de carbón para mandar un mensaje claro: para salvar el clima los combustibles fósiles deben quedar bajo tierra.

Objeción contra los macroproyectos gasísticos

La UE no solo trata la energía como un mercado en vez de cómo un derecho sino también como un arma geopolítica. Prueba de ello es la planificación de interconexiones gasísticas que tiene proyectadas a través de la lista de Proyectos de Interés Común.

Aunque tanto los lobbys como la Comisión Europea quisieran pintar al mal llamado gas “natural” como una energía puente hacia las renovables la verdad es que el metano tiene un efecto de calentamiento global 86 veces superior al CO2, por lo que su extensión es incompatible con la lucha contra el cambio climático.

Es por esto que fuimos los primeros de la historia en presentar una objeción a la lista de Proyectos de Interés Común de la Comisión Europea por su exceso de proyectos de gas inútiles e insostenibles. Proyectos que luego recibirían subvenciones públicas para que los fondos buitre especulen con alta rentabilidad.

A pesar de que la objeción no salió adelante, el hecho de presentarla por primera vez y que contara con el apoyo de parlamentarios y parlamentarias de todos los grupos salvo de la derecha mandó un mensaje muy fuerte a la Comisión Europea. Esta objeción la coordinamos con movimientos sociales contra las megainfrastructuras gasistas de toda Europa, organizando un evento y rueda de prensa en el Parlamento.

Energía y feminismo

Nuestra labor es también promover, apoyar e impulsar la movilización y el cambio. Es por esto que financiamos y apoyamos la organización del primer encuentro estatal de “Género y Energía” en Bilbao.

En febrero de 2018, más de 150 mujeres profesionales y activistas del sector de la energía compartieron un fin de semana de reflexión y debate en el I Encuentro estatal de Género y Energía, celebrado en Bilbao.

El proceso organizativo de este encuentro se tejió en red con la colaboración de organizaciones de diferentes territorios del estado, que trabajan por una transición energética democrática y justa.

El objetivo fue realizar un análisis crítico de cómo los impactos del oligopolio afectan de una forma más profunda a las mujeres y a la vez se invisibilizan sus voces en los espacios de decisión. A lo largo de estos dos días de trabajo en forma de ponencias y talleres de diferentes temáticas (cambio climático, pobreza energética, energías renovables, democratización de la energía, alternativas al oligopolio, etc.), se enfatizó el papel de las mujeres como agente de cambio en la transición energética. Una de las líneas de acción destacables fue la elaboración de una base de datos de mujeres que trabajan en las diferentes dimensiones de la energía. Otro de los puntos fuertes de este trabajo colectivo, ha sido a través de las conclusiones extraídas en los grupos de trabajo, la generación de herramientas en la construcción de una transición energética feminista que cambie las relaciones de poder y ponga en el centro la vida.

Para más información:

https://www.generoyenergia.org/generoyenergia/

Negociaciones del Paquete de Invierno

Para tratar de alinearse con los objetivos del Acuerdo de Paris, la Unión Europea revisó sus objetivos energéticos para el 2030. El paquete legislativo “Una energía limpia para todos” incluía 8 propuestas de directivas y de reglamentos. Por mi parte, fui ponente en la sombra de la directiva de eficiencia energética en nombre del grupo GUE/NGL. Traté defender objetivos ambiciosos que permitían realmente disminuir el consumo de energía y combatir la pobreza energética. 

Sin embargo, el resultado de las negociaciones entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento, ha sido bastante decepcionante. Se rechazó ir más allá de las tendencias marcadas por el mercado y adoptar los compromisos suficientes para frenar el cambio climático.

En materia de energía renovable y de funcionamiento del mercado eléctrico, el resultado tampoco fue mucho mejor, pero si, gracias a las presiones de la sociedad civil y de las y los eurodiputados progresistas, alcanzamos reconocer las cooperativas energéticas y el derecho al autoconsumo.

Derechos Humanos

Desde el lanzamiento de la carta universal de los derechos humanos, las normas internacionales para proteger los intereses comerciales son cada vez más estrictos y las que defienden los derechos de las comunidades y personas son cada vez más laxas e inconcretas. Como consecuencia, la apropiación de tierras, asesinatos a líderes indígenas y criminalización de la organización social suceden bajo nuestro visto bueno. La política comercial de la Unión Europea impulsa políticas comerciales para los intereses de las multinacionales, favoreciendo la importación de materias primas y la exportación de productos manufacturados. Una suerte de expolio de los recursos naturales en el Sur Global. Nuestro trabajo reclama que la sostenibilidad, el cumplimiento de los derechos humanos y la justicia global sean cuestiones vinculantes y transversales en la legislación europea e internacional. En pocas palabras, acabar con el poder corporativo y reclamar la soberanía de los pueblos.

Impactos de las energéticas

¿Energía para qué, para quien y cómo? Son tres de los grandes interrogantes que cuestionan nuestro modelo energético y de desarrollo de raíz. Y es que la energía está atravesada por los derechos humanos indiscutiblemente. En primer lugar, porque es un derecho básico para la vida. La energía que empleamos para calentarnos o cocinar no se debería negar a ningún ser humano. En segundo lugar, porque los métodos de extracción o producción de energía renovable en muchos países, principalmente del Sur Global, se realiza vulnerando los derechos individuales y colectivos de millones de personas y de comunidades indígenas. En la mayoría de los casos a través de filiales de las grandes empresas energéticas europeas.

Acaparamiento de tierras, desplazamiento de poblaciones sin consulta ni información, criminalización de movimientos sociales y hasta asesinato de lideres y lideresas como Berta Cáceres son algunos de los impactos que durante la legislatura quisimos visibilizar, denunciar y trasladar a las instituciones, para ponerle freno a la impunidad corporativa de estas grandes energéticas.

Por ello, encargamos dos valiosos informes: el primero estudia la presencia de empresas energéticas españolas en América Latina y enumera los impactos y vulneración de derechos que han generado. El segundo, inicia la investigación de los impactos que los pantanos e hidroeléctricas construidas durante el franquismo han tenido en infinidad de pueblos y familias. Con el estudio del caso del pantano fantasma de Jánovas (Huesca) el informe trata de poner la primera piedra en la reconstrucción de la memoria y la reparación de todos esos casos que han quedado ahogados en el olvido.

Ver Informes

Resolución del Parlamento Europeo sobre los derechos humanos: Guatemala y el pueblo Guaraní-Kaiowá

A lo largo de la legislatura formé parte de varias delegaciones oficiales del Parlamento Europeo. Entre ellas, me gustaría destacar la realizada a Brasil y Guatemala. En ambas se sigue una agenda muy oficial que se reúne con las principiales autoridades del país y algunas organizaciones sociales. Por nuestra parte, alargamos estas dos delegaciones para desplazarnos al terreno donde se dan las injusticias y los conflictos: las tierras confiscadas en Baixo Iguazú (Brasil) para construir la hidroeléctrica de Iberdrola, los pueblos arrasados por la ola de lodo tóxico tras la rotura de la represa minera de Mariana (Brasil), la frontera entre Guatemala y México a la altura de Tecún Umán, los monocultivos de soja, palma y latex en Guatemala o la prisión de Cobán donde el gobierno de Guatemala retiene al líder indígena Bernardo Caal.

Tras estas delegaciones, conseguimos poner en marcha dos resoluciones oficiales del Parlamento Europeo sobre la grave situación de los derechos humanos en Brasil y Guatemala. Estas resoluciones se lanzan con el apoyo de todos los grupos políticos del Parlamento Europeo e inciden en la necesidad de cumplir la legislación internacional de derechos humanos así como hacer efectivo el control de las multinacionales europeas en América Latina.

Aquí puedes leer las resoluciones en su conjunto:

Misión oficial a Guatemala

 

En 2016, el programa vasco de acogida a defensoras de derechos humanos para amenaza da refugio a Lolita Chávez, líderesa maya del pueblo Kiché (Guatemala). Junto con ella y otras organizaciones internacionalistas vascas nos esforzamos por conseguir la mayor protección para ella, ante la difícil situación de tener que condicionar a un gobierno de extrema derecha que colificaba a las organizaciones indígenas de “terroristas” como hizo el presidente Jimmy Morales al final de su mandato.

Reproducir vídeo

En el marco de esta colaboración, conseguimos arrancar al presidente del Parlamento Europeo el compromiso de garantizar un retorno seguro para Lolita Chávez. En el marco de este compromiso, la Comisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo aceptó nuestra solicitud de una delegación oficial a Guatemala para entrevistarnos con algunos de los representantes oficiales del gobierno de Jimmy Morales así como diversas organizaciones sociales e indígenas del país.

La delegación emitió estas conclusiones de la delegación:

Otra Europa es posible

Frente a la Unión Europea que cierra cada vez más sus fronteras y que pone en marcha políticas de austeridad dictadas por los lobbies, aspiramos a construir una Europa que pone la cooperación y la solidaridad entre pueblos en el centro. Junto con otras fuerzas progresistas del continente como el Bloco de Esquerda en Portugal, France Insoumise en Francia o la Alianza Roja y Verde en Dinamarca defendemos los derechos de la mayoría contra las élites europeas.

Evento Ahora la Gente

El éxito de Podemos significó una bocanada de esperanza y de cambio político no solo a nivel nacional, sino también internacional. Siendo una de las fuerzas políticas con mayor peso a nivel europeo durante la legislatura europeo nos esforzamos por tejer alianzas con otras fueras políticas europeas.

Si bien comenzamos con el impulso y participación del Plan B, en 2018 lanzamos la alianza “Ahora la Gente” junto a France Insoumise y el Bloco de Esquerda de Portugal, a la que luego se sumarían el Vosemmisto finlandés, el Vanterpartiet sueco y el Enhehsliste danés. Actuar de manera conjunta contra las políticas europeas que ahogan a los pueblos era una necesidad imperiosa. Necesitabamos contruir otra Europa contra la Unión Europea de la élites, del austericidio y del neoliberalismo.

Puedes ver el vídeo del evento aquí:

Tiempo de feminismo para el cambio global

La huelga feminista del 8M de 2018 fue con diferencia una de las movilizaciones más exitosas de los últimos años. De hecho, en el Estado y especialmente en Euskadi, su capacidad de movilización no tuvo precedentes a nivel europeo y mundial. Con ello, el movimiento feminista se convertía en la vanguardia del cambio, haciendo frente al creciente movimiento reaccionario y de extrema derecha.

Por eso, el 22 de febrero de 2019, a las puertas de la segunda huelga feminista del 8M, reunimos en Bilbao a mujeres de más de 10 países: Polonia, Grecia, Marruecos, Brasil, Serbia, Francia, Argentina… en una jornada que durante todo el día puso encima de la mesa la agenda feminista: la vida en el centro, los cuidados, la sostenibilidad, las resistencias y moviliaciones y la igualdad.

Puedes ver los vídeos del evento aquí:

Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo
Reproducir vídeo

Instituciones libres de corrupción: el comisario Arias Cañete

Miguel Arias Cañete, exministro de agricultura con Aznar y con Rajoy, fue el cabeza de lista del Partido Popular para las elecciones europeas del 2014 y entre a formar parte del ejecutivo de Juncker como Comisario de Acción Climática y Energía. Lo hizo envuelto en una fuerte polémico, pues para acceder al cargo tuvo que vender las acciones que poseía en una empresa petrolífera a su cuñado.

Durante su mandato en el cargo como comisario, los escándalos no terminaron de surgir: su exsocio Manuel Lamela fue contratado como lobbista por la empresa minera Berkeley meses antes de que el comisario español diera el visto bueno a la polémica mina de uranio en Salamanca (link: https://elpais.com/politica/2015/12/02/actualidad/1449044625_684122.html), dos altos cargos señalaron a Cañete durante la investigación del caso de corrupción en la sociedad pública Acuamed (Agua de las Cuencas Mediterráneas) y su mujer apareció en los Papeles de Panamá como autorizada para manejar cuatro cuentas en Suiza de Rinconada Investments Group, una empresa offshore.

Por todo ello, pedimos su comparecencia ante el pleno del Parlamento Europeo en Junio de 2016, comparecencia que al final se dio a puerta cerrada ante la comisión de Asuntos Jurídicos gracias a una maniobra política posibilitada por el apoyo al excomisario del grupo socialista europeo.

Reproducir vídeo

Euskadi en Europa

Del “no a la troika” de 2014 a la solidaridad con las personas refugiadas tres años después, la sociedad vasca se dibuja como un ejemplo de movilización contra las injusticias y como una sociedad mayoritariamente progresista que quiere avanzar en justicia social y solidaridad internacional. El modelo que queremos para Europa responde a esos mismos rasgos: una Europa que protege a las personas y sus derechos, que actúa en la raíz de los retos globales sin dejar a nadie atrás. Trasladar a Europa los conflictos y alternativas de Euskadi y viceversa ha sido uno de nuestros retos.

Gatikan Interconexio Elektrikorik Ez

El Parlamento Europeo ofrece la posibilidad de invitar a 110 personas al año para conocer la institución europea. Desde el principio pensamos que este era un recurso caro como para utilizarlo invitando a nuestros amigos o a una red clientelar, por eso, lo utilizamos para traer a Bruselas a colectivos cuyas luchas tienen algo que ver con Europa.

En este sentido, en Noviembre de 2018 invitamos a un grupo de vecinos y vecinas de Gatika afectados por el macroproyecto de la interconexión eléctrica submarina entre España y Francia. Este macroproyecto, subvencionado por la UE con 578 millones de euros, fue rechazado por los vecinos y vecinas mediante más de 7000 alegaciones.

El proyecto tiene altos riesgos de tener sobrecostes, principalmente por las incertidumbres e incalculables daños que puede generar. Además, la propia necesidad de la infraestructura es cuestionable. El sentido de la electricidad en los últimos años ha sido importador desde Francia, con lo que la interconexión está sirviendo para traer electricidad de origen nuclear de Francia, y no para exportar renovables desde España. De hecho, con la entrada de la interconexión por Cataluña en 2016, se multiplicaron por 6 restricciones a los parque eólicos. Parece que para mejorar la entrada de más renovables, hay que empezar a plantearse otras alternativas, como es el cierre de centrales nucleares, o los sistemas de almacenamiento de energía.

Puedes leer el informe que Álvaro Campos (profesor de la EHU-UPV) elaboró para la visita y las reuniones con la Comisión Europea que mantuvimos.

INFORME

Y aquí puedes ver la intervención que hice contraria al proyecto durante el debate del Mecanismo Europeo Conectar Europa, por el que se financiaría esta infraestructura:

Reproducir vídeo

Comparecencia en el Parlamento Vasco

El 26 de Julio de 2018 los y las eurodiputadas vascas fuimos invitados al Parlamento Vasco a comparecer sobre el futuro de Europa y de la UE. Una iniciativa por parte de la cámara vasca que consideré muy sana, el poder debatir sobre la situación de Europa como marco de Euskadi y de todo el resto del Estado. Y no solo eso, sino también una experiencia muy valiosa en lo personal.

Aquí os dejo mi intervención en la comisión de asuntos exteriores del Parlamento Vasco:

Reproducir vídeo

Cuando el histórico astillero de La Naval Sestao amenazaba cierre desde Elkarrekin Podemos propusimos indudablemente la intervención del Gobierno Vasco y Estado español para salvar La Naval. Sin embargo, tanto desde el ministerio de industria como desde el PNV se escudaron en que ese rescate era incompatible con la normativa europea, algo que estaba en contradicción con los informes jurídicos que el propio sindicato CAT de La Naval habían encargado a bufetes de abogados independientes.

Es por esto que, en Marzo de 2019 invitamos a representantes de la plantilla de trabajadores del astillero a Bruselas para poder reunirnos en persona con la Comisión Europea, que desmintió que la compra de parte del astillero por parte de las instituciones públicas fuera a ser ilegal. Por tanto, era una cuestión de voluntad política por dar futuro a nuestra industria y a nuestros sectores estratégicos.

AHTrik Ez

El Parlamento Europeo ofrece la posibilidad de invitar a 110 personas al año para conocer la institución europea. Desde el principio pensamos que este era un recurso caro como para utilizarlo invitando a nuestros amigos o a una red clientelar, por eso, lo utilizamos para traer a Bruselas a colectivos cuyas luchas tienen algo que ver con Europa.

En este sentido, en Febrero de 2019 invitamos a representantes de diversas plataformas contra el Tren de Alta Velocidad en Euskal Herria, así como profesores de universidad responsables de diversos informes contrarios a este megaproyecto.

En realidad, el proyecto de Y vasca no aporta ninguna solución a la imagen actual del sistema vasco de transportes, aumenta las emisiones GEIs de la CAV y tiene efectos ambientales irreversibles. Además, se trata de un medio de transporte ideado para viajeros de alto poder adquisitivo (lo cual provoca una redistribución negativa de la renta), espacialmente selectivo, y con efectos polarizadores sobre el desarrollo regional. No es de extrañar, por tanto, que su rentabilidad social sea negativa o muy baja, según los estudios oficiales y claramente negativa si se incluyen efectos ambientales y territoriales. La Y vasca es, en definitiva, una apuesta equivocada cuyas consecuencias sobre el territorio y el bienestar de las generaciones actuales y futuras serán no sólo negativas sino irreversibles.