Agentes de Euskal Herria participan en el foro Europeo de Economía Social y Transformadora

Organizado por el grupo de la Izquierda (GUE/NGL) del Parlamento Europeo, se ha celebrado el segundo foro sobre Economía Social y Transformadora este jueves en Bruselas. En dicha conferencia se han puesto encima de la mesa experiencias y proyectos de toda Europa, con el objetivo de demostrar que otra economía es posible, así como con el objetivo de aunar fuerzas entre diferentes agentes.

El diputado europeo de EH Bildu, Josu Juaristi, ha subrayado que “es un sector totalmente estratégico, y muestra de ello es la cantidad y diversidad de agentes y proyectos de economía social y transformadora de Euskal Herria. En este segundo encuentro, se reforzado el trabajo de estos últimos años, ya que esto últimos meses hemos realizado un trabajo soterrado con agentes tanto de Euskal Herria como de toda Europa, y las jornadas de hoy son una muestra de ello”. Juaristi ha añadido que “es imprescindible trabajar conjuntamente con agentes de toda Europa, crear sinergias y hacer hincapié en la existencia de alternativas al modelo actual”.

Xabier Benito ha señalado que “En un momento en el que Europa atraviesa situaciones difíciles con altas tasas de paro, reformas laborales, fronteras excluyendo personas y el auge de la xenofobia y la extrema derecha, tenemos que reivindicar una Europa que sea un espacio para la construcción de una economía social y solidaria. Una economía que ponga en el centro la sostenibilidad de la vida y la justicia social”.

Para Benito “las instituciones no pueden seguir alejándose de la realidad como si fueran ajenas a ella”. Durante una de las conferencias Benito ha afirmado también que “apoyar la Economía Social y Solidaria es apoyar aquella economía que ahora mismo recupera empresas abocadas al cierre, que según el Ministerio de Empleo es el sector con mayor estabilidad laboral y emplea a 14 millones de personas en toda Europa”.

Entre los agentes que han participado, la representante de Olatukoop Amaia Oleaga ha subrayado que “foros como estos demuestran que existen proyectos a nivel europeo, y trabajando conjuntamente se pueden conseguir importantes avances hacia la construcción de otro modelo económico”. De hecho, Oleaga ha remarcado que “hay que repasar el mismo término de Economía, poniendo en el centro de debate el término en sí, ofreciendo una alternativa real al capitalismo. El desafío es dar impulso a proyecto autogestionados, y las instituciones públicas deberían dar cobertura e instrumentos a proyectos relacionados con economía social y transformadora”.

Para George Belinga, Coordinador de la cooperativa Koopsf 34, “el problema de la integración de las personas migrantes parte de la administración”. Reivindican “la responsabilidad del las instituciones de esta situación y exigimos igualdad de oportunidades en el acceso empleo público y privado, que se tiene que integrar en la politica económica”.

Según Carlos Askunze, de REAS Euskadi, “la economía social y solidaria es un alternativa a la economía tradicional que pone en el centro la sostenibilidad de la vida, basándose en los pilares del desarrollo humano”.

El miembro de “Basherri” Mikel Lasarte ha incidido en la importancia de los grupos de consumo, y en general, de los proyectos relacionados con la soberanía alimentaria. “Los grupos de consumo de Euskal Herria fomentando la agroecología, dan cobertura a una relación directa entre las y los baserritarras y la ciudadanía. Para las personas jóvenes agricultores son una oportunidad interesante, y así lo hemos hecho llegar en la conferencia sobre economía social y juventud. Es sumamente interesante, dentro de la economía social y la soberanía alimentaria, ver que existen infinidad de proyectos que establecen modelos de desarrollo más justos y equitativos”.

Mª Ángeles Díez, profesora de la Universidad de País Vasco y miembro de Ekosofem ha aportado la perspectiva feminista asegurando que “la economía solo será solidaria si es feminista porque entendemos que no hay propuesta alternativa que se construya sin transformar las relaciones de poder y desigualdad entre mujeres y hombres”.

Igor Ortega, de Lanki Ikertegia de Mondragon Unibertsitatea, ha destacado durante el foro que la economía social y transformadora es vital para la educación como para la juventud. Según Ortega, “el cooperativismo se debe amoldar a las necesidades de las personas jóvenes, ya que estos, más allá del individualismo, poseen valores sociales y el cooperativismo puede ser la llave en ese camino. Para ello, es necesario disponer de recursos, crear sinergias, y para ese objetivo, la educación cooperativa es clave, para adaptarse tanto a la economía social como local”.

Cristina Sánchez, de REAS Aragón, ha incidido en la necesidad de alternativas. “Ante la situación de la realidad de precariedad de los jóvenes la ESS ha de tener una mirada de respeto y responsabilidad, pero a la vez tiene que ofrecer alternativas. En este contexto es necesario crear políticas y escenarios que permitan pasar del autoempleo por necesidad al autoempleo por oportunidad”.